La Entrevista de Trabajo: Su Secreto

Estos meses son claves en la búsqueda de empleo. Las empresas terminan los procesos de selección y quieren tener listas las nuevas incorporaciones para el próximo año. Por eso, has de poner toda la carne en el asador para conseguir entrevistarte y que te conozcan, cara a cara.

 

Lo que se da en la entrevista de trabajo es un proceso de comunicación en el que ambas partes desean obtener cierta información de su interlocutor.

El entrevistador quiere conocer si te ajustas al puesto y a la empresa, tus motivaciones, tus limitaciones y tus expectativas. El candidato quiere conocer qué ofrece la empresa, qué condiciones y qué funciones realizará. ¿Qué ocurre muchas veces? Pues que ese flujo de información no se da de forma natural.

Por parte del candidato aparecen los temores de siempre: miedo a quedarse en blanco, los nervios, no saber qué gesto, postura o actitud es la adecuada.

El entrevistador por su parte, también tendrá lo suyo, aunque apelando a la teoría, ha de ser objetivo, neutral y no tener prejuicios bajo ninguna condición. Bueno, eso es la teoría claro…

Mi consejo es: SE NATURAL y prepara la entrevista. Has de ser tú mismo/a e ir con las ideas claras, es decir: si sabes lo que vales y lo que puedes aportar sólo has de comunicarlo. Lo que  no has de hacer es improvisar y allí mismo pensar y descubrir cuáles son tus puntos fuertes y cuál es tu objetivo profesional. No no no! Todo eso lo has de tener ya machacado y tú como persona y profesional has de reflexionar mucho sobre eso.

¿Qué te van a preguntar? Pues normalmente comenzarán con los motivos por los que elegiste tus estudios, después sobre tu experiencia laboral (funciones, principales logros, dificultades…) y a continuación, explorarán tus competencias y características de personalidad: si te gusta trabajar solo o en equipo, cómo afrontas la presión, cómo resuelves ciertas situaciones. Si se trata de un puesto con responsabilidad sobre un equipo de personas, explorarán tu estilo de liderazgo, tu capacidad de comunicación, tu capacidad para motivarte y a los demás y muy probablemente, te pregunten por tus objetivos a medio y corto plazo, tu interés por promocionar o no y tu interés específico por la empresa.  Además, si para el puesto se necesitan conocimientos específicos como idiomas, programas informáticos…etc te preguntarán sobre ello.

Estos son algunos puntos que has de preparar antes de acudir a la entrevista. Te propongo un ejercicio: ponte en la piel del entrevistador y pregúntate qué te gustaría saber y conocer de la persona que va ocupar ese puesto, después responde como candidato.

Otro detalle, no menos importante. Busca información sobre la empresa, consulta su web, infórmate sobre lo que hacen y muestra un interés específico en ello. Es decir, transmite la idea de que no solo te interesa el puesto, sino SU EMPRESA. Igual que tú vas a conseguir que te quieran a TI y no a alguien como tú… que ellos sepan que tu quieres trabajar en ESA empresa en concreto y no en cualquier otra que te ofrezca un puesto que se ajuste a tus necesidades, y, claro, ten un argumento de porqué, y si no lo encuentras… plantéate qué haces allí.

Candidatura espontánea en la búsqueda de empleo

O de cómo conseguir una entrevista de trabajo sin que sea en respuesta a una oferta de empleo concreta. De eso quiero hablar en esta ocasión.

Podemos definir la candidatura espontánea como “la acción de contactar con una empresa con el fin de presentarse profesionalmente para un futuro puesto de trabajo por iniciativa propia”.

La candidatura espontánea o autocandidatura requiere una primera etapa de planificación en la que has de plantearte cuestiones como éstas: ¿A quién te diriges? ¿Qué aspectos de tu perfil profesional pueden resultarles más interesantes? ¿Cuál es la mejor forma de hacerles llegar esta información?

Has de realizar una búsqueda de recursos y una investigación para seleccionar aquellas empresas que te interesen y conocer qué buscan, qué necesitan, qué ofrecen y si tu formación y experiencia se ajustan. Como ves, se trata de apuntar a la diana y al centro, y no de lanzar muchos dardos a ciegas.

Ten presente que el objetivo de la candidatura espontánea es conseguir una entrevista de trabajo. Aquí entran en juego tus habilidades sociales y el uso de tu red de contactos.

Trata de averiguar el nombre de la persona con la que quieres hablar y que tiene poder  de decisión, por ejemplo el/la responsable de Personal ó Recursos Humanos, Gerencia o el que sería tu jefe/a.

La herramienta clave: el teléfono, pero ya no es la única. Ahora cuentas con la inestimable ayuda de las redes sociales on-line  como Linkedin, Xing e incluso Facebook.

Es interesante que utilices tu red de contactos para buscar a alguien que te presente y/o recomiende. En cualquier caso, puede ser útil presentarte ante la empresa no sólo como solicitante de empleo, sino como interesado en reunirte con ellos para conocer más sobre su empresa, perfiles demandados en su sector de actividad, formación requerida y futuras necesidades.

Te recomiendo que sigas estas pautas para que la llamada telefónica sea efectiva:

Prepárate lo que vas a decir antes de llamar. Averigua el nombre de la persona con la que vas a hablar y preséntate. Sé breve y expón el motivo de tu llamada. Habla más alto y más despacio de lo habitual, vocaliza. Prepara  respuestas a contestaciones como “no necesitamos personal” o “diríjase a otro departamento”. Ofrece sólo la información necesaria para despertar su interés. Evita contar situaciones personales, en su lugar define muy brevemente tu perfil profesional. Ten a mano una agenda para concertar la cita y en caso de que no te indique un día y una hora concretos propón tú dos posibles fechas para que elija. Agradece la atención prestada y despídete de forma sencilla y cortés.

En sectores como la hostelería, la construcción y en el pequeño comercio es fácil que nos reciban en persona si acudimos CV en mano y que contactemos con la persona adecuada, pero es posible que no nos presentemos en el mejor momento. Salvo en estos casos, lo habitual es realizar el proceso descrito anteriormente. Además de ahorrar tiempo y dinero en desplazamientos te asegurarás que la persona que te recibe te prestará la atención necesaria,  ya que se ha planificado su agenda para atenderte.

 

Superar la crisis: “Lo Imposible”

Estos días no se habla de otra cosa: el estreno de la película de Juan Antonio Bayona, Lo Imposible. Como no podía ser de otro modo, allí estaba yo el Jueves, como miles de espectadores, impaciente por conocer la gran historia de una familia española que vivió el Tsunami que asoló el sur y sureste de Asia en 2004.

Se cumplieron las expectativas: nudo en el estómago, emoción a raudales y sobre todo, reflexiones, muchas reflexiones.

Esto es lo que quiero compartir con vosotros. A parte de la cuestión que asaltaba mi cabeza una y otra vez ¿qué habría hecho yo en una situación así? ¿Cómo habría reaccionado? Aparecieron otras cuestiones más analíticas: ¿Podría compararse el Tsunami a la crisis mundial que estamos viviendo? ¿Podrían compararse los supervivientes al Tsunami con las familias y empresas que sobreviven a esta crisis?.

Salvando las distancias, sí veo importantes similitudes: esta crisis está asolando países enteros, lo barre todo y a todos: familias, jóvenes, trabajadores, autónomos, pequeñas, medianas y grandes empresas… dejando en situación de desamparo y desesperación a muchas personas, que están viendo como desaparece todo a su paso.

También me planteo: ¿Qué aprendió y qué ganó esta familia con esa traumática experiencia? ¿Qué pensaron, hicieron, sintieron  y creyeron para conseguir “lo imposible”? ¿Se parece a lo que piensan, hacen y sienten aquellos que hacen “lo imposible” para salir adelante ahora? ¿Qué parte del resultado final fue debido a la suerte y qué parte a ellos?.

El ser humano ante situaciones traumáticas y muy estresantes puede desarrollar lo que se conoce como Resiliencia. Va más allá de la resistencia, es la capacidad de sobreponerse a situaciones muy adversas e incluso salir fortalecido y transformarse. Según Vanistandael (1994) la Resiliencia distinguedos componentes: la resistencia frente a la destrucción, es decir, la capacidad de proteger la propia integridad, bajo presión y, por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad de forjar un comportamiento vital positivo pese a las circunstancias difíciles.

Existen factores que ayudan a desarrollarla: contar con  relaciones de cariño y apoyo dentro y fuera de la familia, tener la capacidad de hacer planes realistas y llevarlos a cabo, tener autoestima y confianza en uno mismo, control de los impulsos y las emociones intensas y capacidad de comunicación y solución de problemas. La Resiliencia, por tanto, no es una característica que la gente tiene o no tiene. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona. (American Psychological Association).

Sin duda esta película nos muestra un ejemplo claro de Resiliencia ante la catástrofe. Y pienso: ¿Es la Resiliencia la capacidad clave que ha de desarrollar la sociedad para transformarse y salir fortalecida de esta crisis?

Quizás  el secreto fue que creyeron que lo imposible era posible.

La llave de tu futuro profesional

El Curriculum Vitae es la herramienta clave en la búsqueda de empleo. Es la primera información que tendrá de ti la empresa y lo que te abrirá o cerrará las puertas para la entrevista de trabajo. Por eso, debes prestar especial atención tanto a la forma como al contenido del mismo.

En función del contenido se distinguen dos tipos de currículum: el cronológico y el funcional. En el primero se expone la experiencia profesional en orden, desde lo más reciente a lo más antiguo.

En el currículum funcional no se incluyen fechas, se destacan las funciones realizadas agrupándolas por sectores y destacando los logros conseguidos. Este modelo se suele utilizar más en otros países, por tanto debes conocerlo si optas a puestos fuera de España. Aquí es adecuado cuando hay largos períodos en blanco en la trayectoria profesional. Una opción muy interesante es el CV mixto, que combina la relación cronológica con los logros conseguidos en cada puesto.

La estructura del CV consta de los siguientes campos y por éste orden:

Datos personales: nombre y apellidos y sólo los imprescindibles para contactar contigo. No es necesario indicar el DNI como antaño, en cambio sí  es conveniente indicar una dirección de correo electrónico, profesional (no del tipo jose_elsimpatico@….),  y si dispones de blog profesional y/o enlaces a las redes sociales profesionales como Linkedin, Xing…etc, también. No es necesario incluir la edad ni el estado civil.

Fotografía: es opcional. Si la incluyes debe estar muy cuidada y con una imagen impecable.

Objetivo profesional o breve descripción del perfil: es muy recomendable que expliques en una línea, máximo dos, cuál es tu objetivo profesional (como ya comenté en el artículo anterior esto es muy valorado por los seleccionadores) o puedes incluir una breve descripción de tu perfil para destacar tus puntos fuertes.

Experiencia profesional: indica el puesto, la fecha de inicio y final, el nombre de la empresa, las funciones realizadas y  los logros más importantes (CV mixto). Si has finalizado recientemente tus estudios indica aquí las prácticas.

Formación Académica: indica sólo la titulación de nivel máximo alcanzado, el año de finalización y el centro. Sólo pon la formación antes de la experiencia si acabas de terminar tus estudios y no dispones de experiencia profesional.

Formación Complementaria: (no reglada: cursos, jornadas…etc) indica sólo la que tenga que ver con el puesto. Detalla el número de horas, la fecha de finalización y el centro de estudios.

Idiomas: indica para cada uno el  nivel hablado, leído y escrito y si has realizado estancias en el extranjero. Si estás realizando algún curso indícalo también.

Informática: los programas que manejas y el nivel.

Otros datos: indica distinciones, publicaciones, becas, colegiación. Indica que dispones de referencias bajo petición (y asegúrate de tenerlas). Indica tu disponibilidad para viajar (si la tienes), vehículo y disponibilidad de incorporación.

Y lo más difícil: intenta que todo esto no ocupe más de dos hojas, hazlo breve, claro, y concreto.

10 Razones para definir el objetivo profesional

En el día a día de mi práctica profesional, muchas personas en búsqueda activa de empleo me indican no estar seguras o convencidas de la importancia de definir un objetivo profesional. Piensan que ceñirse a una profesión concreta o a un tipo de trabajo en un determinado sector, puede restarles oportunidades laborales. Impera una creencia errónea: “con la que cae hay que trabajar de lo que sea” o “quiero trabajar en cualquier cosa” y  piensan que así tienen más  posibilidades. Nada más lejos de la realidad.

Hoy mi propósito es argumentar por qué es tan necesario definir un objetivo profesional claro, concreto y por escrito. Expongo los motivos:

1. Porque nadie vale para todo, cada persona tiene unas cualidades, unos intereses, unas circunstancias. Trabajar de contable cuando detestas los números o de comercial si no te gusta vender…es una pérdida de tiempo, por eso: define tu  objetivo.

2. Las personas no sólo trabajan por dinero. El ser humano es mucho más complejo que eso, hay otras variables que mueven a las personas en su profesión y en la vida. Tener un objetivo profesional es plasmar estos intereses, porque seguro que los tienes…defínelo.

3. Proponerse nuevos retos, metas y objetivos incide en la motivación, en el bienestar y en la felicidad. Así que por tu bienestar: define tu objetivo.

 
4. Desempeñar un trabajo temporal para mantenerte y  cubrir las necesidades básicas no es incompatible con definir un objetivo profesional. Puedes ir aproximándote poco a poco a tu objetivo, pero defínelo.

5. El talento fluye cuando el trabajador hace aquello que se le da bien y le gusta. Muchas empresas lo saben, por eso buscan que exista sintonía entre lo que ofrecen y el objetivo profesional del candidato, por eso defínelo.

6. Porque te lo van a preguntar en la entrevista de trabajo.

7. El objetivo profesional tiene que ver con elegir hacer aquello que se nos da bien,  nos gusta y además es demandado por el mercado. Si realizas este análisis serás más eficaz en la búsqueda. Te dirigirás a aquellas empresas que busquen lo que tú ofreces e incrementarás las posibilidades de éxito. Por eso, defínelo.

8. Para saber cómo lo vas a alcanzar primero tienes que tener claro qué quieres conseguir. Reflexiona sobre ti mismo: qué sabes hacer, qué potencial tienes, qué te gusta, qué puedes aportar  y qué te falta para conseguirlo. Para pasar a la acción, para eso: define tu objetivo.

9. Porque, como dijo Lewis Carrol en Alicia en el País de las Maravillas: “Si no sabes a dónde vas, no importa qué camino elijas”. Por eso, si necesitas elegir un camino: define tu objetivo.

10. Porque ni la crisis, ni los gobiernos, ni las circunstancias, pueden privarte de la libertad de esforzarte y luchar por lo que deseas ser. Porque definir un objetivo depende de ti, por eso…

 

 

Cómo superar un despido

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre de este año la cifra de desempleados ha llegado a los cinco millones y medio. Muchas de estas personas han experimentado el despido y sus consecuencias, por eso, quiero comenzar a escribir tratando este tema.

Y es que el trabajo, además de ser un medio de subsistencia, también es fuente de bienestar psicológico ya que estructura el tiempo, implica experiencias compartidas, proporciona metas y propósitos, un estatus social y una identidad personal, además, refuerza la confianza en las propias capacidades.

Por este motivo, psicológicamente, ser despedido puede resultar demoledor, incluso aunque los recursos económicos estén asegurados.

Los efectos más frecuentes son el aumento de los síntomas de estrés, sentimientos de inseguridad y fracaso, la pérdida de autoestima y el deterioro de las relaciones familiares y sociales.

Ser despedido genera en muchas personas un shock emocional, similar al que se produce cuando perdemos a un ser querido: aparecen sentimientos de ira, tristeza y nostalgia que forman parte del proceso normal de duelo. Una vez aceptada la situación, la clave para superar un despido está en percibirlo como algo positivo.

Si lo percibimos como un suceso negativo, nos estancaremos en ese proceso de duelo y el avance será lento. No busques culpables, no te creas víctima de las circunstancias, con esto sólo consigues generar un sentimiento de indefensión y la sensación de pérdida de control sobre tu vida. Por el contrario, céntrate en aquello que puedes y deseas hacer, valora el despido como una oportunidad para cambiar el futuro, toma la iniciativa para dar el siguiente paso en tu camino profesional: tu futuro depende de ti, de lo que hagas a partir de ese momento.

¿Qué pautas has de seguir? Es importante que comiences  con una reflexión constructiva sobre qué ha pasado y por qué, en qué puedes mejorar, qué te gusta realmente, cuáles son tus capacidades, conocimientos y cuáles son tus puntos fuertes. Redacta por escrito los objetivos profesionales a medio y corto plazo. Para ello respóndete a la siguiente cuestión: ¿Qué te gustaría estar haciendo dentro de 2 ó 3 años? Escribe también las acciones a llevar a cabo para conseguirlo, por ejemplo formación.

El paso siguiente será establecer un método y un horario para realizar una búsqueda planificada y estructurada y realizar otras actividades que despierten tu interés y te mantengan activo, como practicar algún deporte que te guste, pasear, leer…etc. Otra tarea fundamental  es que actives y desarrolles tu  red de contactos: se estima que mediante éstos se generan el 70% de las oportunidades profesionales, de ahí que sea importantísimo indicar el tipo de empleo que buscamos y hacer saber a nuestro entorno que estamos interesados en nuevas ofertas.

¡El Blog Despega!

¡Bienvenidos! Inicio este blog con entusiasmo y con ganas de compartir con navegantes y blogueros mis inquietudes, conocimientos y opiniones sobre el desarrollo de personas.

Pretendo aportar mi granito de arena a la sociedad y a las personas, comentando temas de interés para el desarrollo personal y profesional, tanto propio como de sus colaboradores.

No quisiera enredarme mucho escribiendo, y me he propuesto abordar cada tema de la forma más clara, sencilla y directa posible, vamos que trataré de ir al grano.

Comenzaré compartiendo con vosotros los artículos que publico de forma habitual en el periódico local de mi pueblo: Paterna al día, en la sección de Desarrollo Profesional.

Y como no, espero vuestra participación, opiniones, ideas…. ¡Comencemos!.

A %d blogueros les gusta esto: