Archivos Mensuales: octubre 2012

Candidatura espontánea en la búsqueda de empleo

O de cómo conseguir una entrevista de trabajo sin que sea en respuesta a una oferta de empleo concreta. De eso quiero hablar en esta ocasión.

Podemos definir la candidatura espontánea como “la acción de contactar con una empresa con el fin de presentarse profesionalmente para un futuro puesto de trabajo por iniciativa propia”.

La candidatura espontánea o autocandidatura requiere una primera etapa de planificación en la que has de plantearte cuestiones como éstas: ¿A quién te diriges? ¿Qué aspectos de tu perfil profesional pueden resultarles más interesantes? ¿Cuál es la mejor forma de hacerles llegar esta información?

Has de realizar una búsqueda de recursos y una investigación para seleccionar aquellas empresas que te interesen y conocer qué buscan, qué necesitan, qué ofrecen y si tu formación y experiencia se ajustan. Como ves, se trata de apuntar a la diana y al centro, y no de lanzar muchos dardos a ciegas.

Ten presente que el objetivo de la candidatura espontánea es conseguir una entrevista de trabajo. Aquí entran en juego tus habilidades sociales y el uso de tu red de contactos.

Trata de averiguar el nombre de la persona con la que quieres hablar y que tiene poder  de decisión, por ejemplo el/la responsable de Personal ó Recursos Humanos, Gerencia o el que sería tu jefe/a.

La herramienta clave: el teléfono, pero ya no es la única. Ahora cuentas con la inestimable ayuda de las redes sociales on-line  como Linkedin, Xing e incluso Facebook.

Es interesante que utilices tu red de contactos para buscar a alguien que te presente y/o recomiende. En cualquier caso, puede ser útil presentarte ante la empresa no sólo como solicitante de empleo, sino como interesado en reunirte con ellos para conocer más sobre su empresa, perfiles demandados en su sector de actividad, formación requerida y futuras necesidades.

Te recomiendo que sigas estas pautas para que la llamada telefónica sea efectiva:

Prepárate lo que vas a decir antes de llamar. Averigua el nombre de la persona con la que vas a hablar y preséntate. Sé breve y expón el motivo de tu llamada. Habla más alto y más despacio de lo habitual, vocaliza. Prepara  respuestas a contestaciones como “no necesitamos personal” o “diríjase a otro departamento”. Ofrece sólo la información necesaria para despertar su interés. Evita contar situaciones personales, en su lugar define muy brevemente tu perfil profesional. Ten a mano una agenda para concertar la cita y en caso de que no te indique un día y una hora concretos propón tú dos posibles fechas para que elija. Agradece la atención prestada y despídete de forma sencilla y cortés.

En sectores como la hostelería, la construcción y en el pequeño comercio es fácil que nos reciban en persona si acudimos CV en mano y que contactemos con la persona adecuada, pero es posible que no nos presentemos en el mejor momento. Salvo en estos casos, lo habitual es realizar el proceso descrito anteriormente. Además de ahorrar tiempo y dinero en desplazamientos te asegurarás que la persona que te recibe te prestará la atención necesaria,  ya que se ha planificado su agenda para atenderte.

 

Anuncios

Superar la crisis: “Lo Imposible”

Estos días no se habla de otra cosa: el estreno de la película de Juan Antonio Bayona, Lo Imposible. Como no podía ser de otro modo, allí estaba yo el Jueves, como miles de espectadores, impaciente por conocer la gran historia de una familia española que vivió el Tsunami que asoló el sur y sureste de Asia en 2004.

Se cumplieron las expectativas: nudo en el estómago, emoción a raudales y sobre todo, reflexiones, muchas reflexiones.

Esto es lo que quiero compartir con vosotros. A parte de la cuestión que asaltaba mi cabeza una y otra vez ¿qué habría hecho yo en una situación así? ¿Cómo habría reaccionado? Aparecieron otras cuestiones más analíticas: ¿Podría compararse el Tsunami a la crisis mundial que estamos viviendo? ¿Podrían compararse los supervivientes al Tsunami con las familias y empresas que sobreviven a esta crisis?.

Salvando las distancias, sí veo importantes similitudes: esta crisis está asolando países enteros, lo barre todo y a todos: familias, jóvenes, trabajadores, autónomos, pequeñas, medianas y grandes empresas… dejando en situación de desamparo y desesperación a muchas personas, que están viendo como desaparece todo a su paso.

También me planteo: ¿Qué aprendió y qué ganó esta familia con esa traumática experiencia? ¿Qué pensaron, hicieron, sintieron  y creyeron para conseguir “lo imposible”? ¿Se parece a lo que piensan, hacen y sienten aquellos que hacen “lo imposible” para salir adelante ahora? ¿Qué parte del resultado final fue debido a la suerte y qué parte a ellos?.

El ser humano ante situaciones traumáticas y muy estresantes puede desarrollar lo que se conoce como Resiliencia. Va más allá de la resistencia, es la capacidad de sobreponerse a situaciones muy adversas e incluso salir fortalecido y transformarse. Según Vanistandael (1994) la Resiliencia distinguedos componentes: la resistencia frente a la destrucción, es decir, la capacidad de proteger la propia integridad, bajo presión y, por otra parte, más allá de la resistencia, la capacidad de forjar un comportamiento vital positivo pese a las circunstancias difíciles.

Existen factores que ayudan a desarrollarla: contar con  relaciones de cariño y apoyo dentro y fuera de la familia, tener la capacidad de hacer planes realistas y llevarlos a cabo, tener autoestima y confianza en uno mismo, control de los impulsos y las emociones intensas y capacidad de comunicación y solución de problemas. La Resiliencia, por tanto, no es una característica que la gente tiene o no tiene. Incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier persona. (American Psychological Association).

Sin duda esta película nos muestra un ejemplo claro de Resiliencia ante la catástrofe. Y pienso: ¿Es la Resiliencia la capacidad clave que ha de desarrollar la sociedad para transformarse y salir fortalecida de esta crisis?

Quizás  el secreto fue que creyeron que lo imposible era posible.

La llave de tu futuro profesional

El Curriculum Vitae es la herramienta clave en la búsqueda de empleo. Es la primera información que tendrá de ti la empresa y lo que te abrirá o cerrará las puertas para la entrevista de trabajo. Por eso, debes prestar especial atención tanto a la forma como al contenido del mismo.

En función del contenido se distinguen dos tipos de currículum: el cronológico y el funcional. En el primero se expone la experiencia profesional en orden, desde lo más reciente a lo más antiguo.

En el currículum funcional no se incluyen fechas, se destacan las funciones realizadas agrupándolas por sectores y destacando los logros conseguidos. Este modelo se suele utilizar más en otros países, por tanto debes conocerlo si optas a puestos fuera de España. Aquí es adecuado cuando hay largos períodos en blanco en la trayectoria profesional. Una opción muy interesante es el CV mixto, que combina la relación cronológica con los logros conseguidos en cada puesto.

La estructura del CV consta de los siguientes campos y por éste orden:

Datos personales: nombre y apellidos y sólo los imprescindibles para contactar contigo. No es necesario indicar el DNI como antaño, en cambio sí  es conveniente indicar una dirección de correo electrónico, profesional (no del tipo jose_elsimpatico@….),  y si dispones de blog profesional y/o enlaces a las redes sociales profesionales como Linkedin, Xing…etc, también. No es necesario incluir la edad ni el estado civil.

Fotografía: es opcional. Si la incluyes debe estar muy cuidada y con una imagen impecable.

Objetivo profesional o breve descripción del perfil: es muy recomendable que expliques en una línea, máximo dos, cuál es tu objetivo profesional (como ya comenté en el artículo anterior esto es muy valorado por los seleccionadores) o puedes incluir una breve descripción de tu perfil para destacar tus puntos fuertes.

Experiencia profesional: indica el puesto, la fecha de inicio y final, el nombre de la empresa, las funciones realizadas y  los logros más importantes (CV mixto). Si has finalizado recientemente tus estudios indica aquí las prácticas.

Formación Académica: indica sólo la titulación de nivel máximo alcanzado, el año de finalización y el centro. Sólo pon la formación antes de la experiencia si acabas de terminar tus estudios y no dispones de experiencia profesional.

Formación Complementaria: (no reglada: cursos, jornadas…etc) indica sólo la que tenga que ver con el puesto. Detalla el número de horas, la fecha de finalización y el centro de estudios.

Idiomas: indica para cada uno el  nivel hablado, leído y escrito y si has realizado estancias en el extranjero. Si estás realizando algún curso indícalo también.

Informática: los programas que manejas y el nivel.

Otros datos: indica distinciones, publicaciones, becas, colegiación. Indica que dispones de referencias bajo petición (y asegúrate de tenerlas). Indica tu disponibilidad para viajar (si la tienes), vehículo y disponibilidad de incorporación.

Y lo más difícil: intenta que todo esto no ocupe más de dos hojas, hazlo breve, claro, y concreto.

A %d blogueros les gusta esto: