Archivo del sitio

La Entrevista de Trabajo: Su Secreto

Estos meses son claves en la búsqueda de empleo. Las empresas terminan los procesos de selección y quieren tener listas las nuevas incorporaciones para el próximo año. Por eso, has de poner toda la carne en el asador para conseguir entrevistarte y que te conozcan, cara a cara.

 

Lo que se da en la entrevista de trabajo es un proceso de comunicación en el que ambas partes desean obtener cierta información de su interlocutor.

El entrevistador quiere conocer si te ajustas al puesto y a la empresa, tus motivaciones, tus limitaciones y tus expectativas. El candidato quiere conocer qué ofrece la empresa, qué condiciones y qué funciones realizará. ¿Qué ocurre muchas veces? Pues que ese flujo de información no se da de forma natural.

Por parte del candidato aparecen los temores de siempre: miedo a quedarse en blanco, los nervios, no saber qué gesto, postura o actitud es la adecuada.

El entrevistador por su parte, también tendrá lo suyo, aunque apelando a la teoría, ha de ser objetivo, neutral y no tener prejuicios bajo ninguna condición. Bueno, eso es la teoría claro…

Mi consejo es: SE NATURAL y prepara la entrevista. Has de ser tú mismo/a e ir con las ideas claras, es decir: si sabes lo que vales y lo que puedes aportar sólo has de comunicarlo. Lo que  no has de hacer es improvisar y allí mismo pensar y descubrir cuáles son tus puntos fuertes y cuál es tu objetivo profesional. No no no! Todo eso lo has de tener ya machacado y tú como persona y profesional has de reflexionar mucho sobre eso.

¿Qué te van a preguntar? Pues normalmente comenzarán con los motivos por los que elegiste tus estudios, después sobre tu experiencia laboral (funciones, principales logros, dificultades…) y a continuación, explorarán tus competencias y características de personalidad: si te gusta trabajar solo o en equipo, cómo afrontas la presión, cómo resuelves ciertas situaciones. Si se trata de un puesto con responsabilidad sobre un equipo de personas, explorarán tu estilo de liderazgo, tu capacidad de comunicación, tu capacidad para motivarte y a los demás y muy probablemente, te pregunten por tus objetivos a medio y corto plazo, tu interés por promocionar o no y tu interés específico por la empresa.  Además, si para el puesto se necesitan conocimientos específicos como idiomas, programas informáticos…etc te preguntarán sobre ello.

Estos son algunos puntos que has de preparar antes de acudir a la entrevista. Te propongo un ejercicio: ponte en la piel del entrevistador y pregúntate qué te gustaría saber y conocer de la persona que va ocupar ese puesto, después responde como candidato.

Otro detalle, no menos importante. Busca información sobre la empresa, consulta su web, infórmate sobre lo que hacen y muestra un interés específico en ello. Es decir, transmite la idea de que no solo te interesa el puesto, sino SU EMPRESA. Igual que tú vas a conseguir que te quieran a TI y no a alguien como tú… que ellos sepan que tu quieres trabajar en ESA empresa en concreto y no en cualquier otra que te ofrezca un puesto que se ajuste a tus necesidades, y, claro, ten un argumento de porqué, y si no lo encuentras… plantéate qué haces allí.

Anuncios

La llave de tu futuro profesional

El Curriculum Vitae es la herramienta clave en la búsqueda de empleo. Es la primera información que tendrá de ti la empresa y lo que te abrirá o cerrará las puertas para la entrevista de trabajo. Por eso, debes prestar especial atención tanto a la forma como al contenido del mismo.

En función del contenido se distinguen dos tipos de currículum: el cronológico y el funcional. En el primero se expone la experiencia profesional en orden, desde lo más reciente a lo más antiguo.

En el currículum funcional no se incluyen fechas, se destacan las funciones realizadas agrupándolas por sectores y destacando los logros conseguidos. Este modelo se suele utilizar más en otros países, por tanto debes conocerlo si optas a puestos fuera de España. Aquí es adecuado cuando hay largos períodos en blanco en la trayectoria profesional. Una opción muy interesante es el CV mixto, que combina la relación cronológica con los logros conseguidos en cada puesto.

La estructura del CV consta de los siguientes campos y por éste orden:

Datos personales: nombre y apellidos y sólo los imprescindibles para contactar contigo. No es necesario indicar el DNI como antaño, en cambio sí  es conveniente indicar una dirección de correo electrónico, profesional (no del tipo jose_elsimpatico@….),  y si dispones de blog profesional y/o enlaces a las redes sociales profesionales como Linkedin, Xing…etc, también. No es necesario incluir la edad ni el estado civil.

Fotografía: es opcional. Si la incluyes debe estar muy cuidada y con una imagen impecable.

Objetivo profesional o breve descripción del perfil: es muy recomendable que expliques en una línea, máximo dos, cuál es tu objetivo profesional (como ya comenté en el artículo anterior esto es muy valorado por los seleccionadores) o puedes incluir una breve descripción de tu perfil para destacar tus puntos fuertes.

Experiencia profesional: indica el puesto, la fecha de inicio y final, el nombre de la empresa, las funciones realizadas y  los logros más importantes (CV mixto). Si has finalizado recientemente tus estudios indica aquí las prácticas.

Formación Académica: indica sólo la titulación de nivel máximo alcanzado, el año de finalización y el centro. Sólo pon la formación antes de la experiencia si acabas de terminar tus estudios y no dispones de experiencia profesional.

Formación Complementaria: (no reglada: cursos, jornadas…etc) indica sólo la que tenga que ver con el puesto. Detalla el número de horas, la fecha de finalización y el centro de estudios.

Idiomas: indica para cada uno el  nivel hablado, leído y escrito y si has realizado estancias en el extranjero. Si estás realizando algún curso indícalo también.

Informática: los programas que manejas y el nivel.

Otros datos: indica distinciones, publicaciones, becas, colegiación. Indica que dispones de referencias bajo petición (y asegúrate de tenerlas). Indica tu disponibilidad para viajar (si la tienes), vehículo y disponibilidad de incorporación.

Y lo más difícil: intenta que todo esto no ocupe más de dos hojas, hazlo breve, claro, y concreto.

A %d blogueros les gusta esto: