Archivo del sitio

10 Razones para definir el objetivo profesional

En el día a día de mi práctica profesional, muchas personas en búsqueda activa de empleo me indican no estar seguras o convencidas de la importancia de definir un objetivo profesional. Piensan que ceñirse a una profesión concreta o a un tipo de trabajo en un determinado sector, puede restarles oportunidades laborales. Impera una creencia errónea: “con la que cae hay que trabajar de lo que sea” o “quiero trabajar en cualquier cosa” y  piensan que así tienen más  posibilidades. Nada más lejos de la realidad.

Hoy mi propósito es argumentar por qué es tan necesario definir un objetivo profesional claro, concreto y por escrito. Expongo los motivos:

1. Porque nadie vale para todo, cada persona tiene unas cualidades, unos intereses, unas circunstancias. Trabajar de contable cuando detestas los números o de comercial si no te gusta vender…es una pérdida de tiempo, por eso: define tu  objetivo.

2. Las personas no sólo trabajan por dinero. El ser humano es mucho más complejo que eso, hay otras variables que mueven a las personas en su profesión y en la vida. Tener un objetivo profesional es plasmar estos intereses, porque seguro que los tienes…defínelo.

3. Proponerse nuevos retos, metas y objetivos incide en la motivación, en el bienestar y en la felicidad. Así que por tu bienestar: define tu objetivo.

 
4. Desempeñar un trabajo temporal para mantenerte y  cubrir las necesidades básicas no es incompatible con definir un objetivo profesional. Puedes ir aproximándote poco a poco a tu objetivo, pero defínelo.

5. El talento fluye cuando el trabajador hace aquello que se le da bien y le gusta. Muchas empresas lo saben, por eso buscan que exista sintonía entre lo que ofrecen y el objetivo profesional del candidato, por eso defínelo.

6. Porque te lo van a preguntar en la entrevista de trabajo.

7. El objetivo profesional tiene que ver con elegir hacer aquello que se nos da bien,  nos gusta y además es demandado por el mercado. Si realizas este análisis serás más eficaz en la búsqueda. Te dirigirás a aquellas empresas que busquen lo que tú ofreces e incrementarás las posibilidades de éxito. Por eso, defínelo.

8. Para saber cómo lo vas a alcanzar primero tienes que tener claro qué quieres conseguir. Reflexiona sobre ti mismo: qué sabes hacer, qué potencial tienes, qué te gusta, qué puedes aportar  y qué te falta para conseguirlo. Para pasar a la acción, para eso: define tu objetivo.

9. Porque, como dijo Lewis Carrol en Alicia en el País de las Maravillas: “Si no sabes a dónde vas, no importa qué camino elijas”. Por eso, si necesitas elegir un camino: define tu objetivo.

10. Porque ni la crisis, ni los gobiernos, ni las circunstancias, pueden privarte de la libertad de esforzarte y luchar por lo que deseas ser. Porque definir un objetivo depende de ti, por eso…

 

 

Cómo superar un despido

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), en el primer trimestre de este año la cifra de desempleados ha llegado a los cinco millones y medio. Muchas de estas personas han experimentado el despido y sus consecuencias, por eso, quiero comenzar a escribir tratando este tema.

Y es que el trabajo, además de ser un medio de subsistencia, también es fuente de bienestar psicológico ya que estructura el tiempo, implica experiencias compartidas, proporciona metas y propósitos, un estatus social y una identidad personal, además, refuerza la confianza en las propias capacidades.

Por este motivo, psicológicamente, ser despedido puede resultar demoledor, incluso aunque los recursos económicos estén asegurados.

Los efectos más frecuentes son el aumento de los síntomas de estrés, sentimientos de inseguridad y fracaso, la pérdida de autoestima y el deterioro de las relaciones familiares y sociales.

Ser despedido genera en muchas personas un shock emocional, similar al que se produce cuando perdemos a un ser querido: aparecen sentimientos de ira, tristeza y nostalgia que forman parte del proceso normal de duelo. Una vez aceptada la situación, la clave para superar un despido está en percibirlo como algo positivo.

Si lo percibimos como un suceso negativo, nos estancaremos en ese proceso de duelo y el avance será lento. No busques culpables, no te creas víctima de las circunstancias, con esto sólo consigues generar un sentimiento de indefensión y la sensación de pérdida de control sobre tu vida. Por el contrario, céntrate en aquello que puedes y deseas hacer, valora el despido como una oportunidad para cambiar el futuro, toma la iniciativa para dar el siguiente paso en tu camino profesional: tu futuro depende de ti, de lo que hagas a partir de ese momento.

¿Qué pautas has de seguir? Es importante que comiences  con una reflexión constructiva sobre qué ha pasado y por qué, en qué puedes mejorar, qué te gusta realmente, cuáles son tus capacidades, conocimientos y cuáles son tus puntos fuertes. Redacta por escrito los objetivos profesionales a medio y corto plazo. Para ello respóndete a la siguiente cuestión: ¿Qué te gustaría estar haciendo dentro de 2 ó 3 años? Escribe también las acciones a llevar a cabo para conseguirlo, por ejemplo formación.

El paso siguiente será establecer un método y un horario para realizar una búsqueda planificada y estructurada y realizar otras actividades que despierten tu interés y te mantengan activo, como practicar algún deporte que te guste, pasear, leer…etc. Otra tarea fundamental  es que actives y desarrolles tu  red de contactos: se estima que mediante éstos se generan el 70% de las oportunidades profesionales, de ahí que sea importantísimo indicar el tipo de empleo que buscamos y hacer saber a nuestro entorno que estamos interesados en nuevas ofertas.

A %d blogueros les gusta esto: