Archivo del sitio

La Entrevista de Trabajo: Su Secreto

Estos meses son claves en la búsqueda de empleo. Las empresas terminan los procesos de selección y quieren tener listas las nuevas incorporaciones para el próximo año. Por eso, has de poner toda la carne en el asador para conseguir entrevistarte y que te conozcan, cara a cara.

 

Lo que se da en la entrevista de trabajo es un proceso de comunicación en el que ambas partes desean obtener cierta información de su interlocutor.

El entrevistador quiere conocer si te ajustas al puesto y a la empresa, tus motivaciones, tus limitaciones y tus expectativas. El candidato quiere conocer qué ofrece la empresa, qué condiciones y qué funciones realizará. ¿Qué ocurre muchas veces? Pues que ese flujo de información no se da de forma natural.

Por parte del candidato aparecen los temores de siempre: miedo a quedarse en blanco, los nervios, no saber qué gesto, postura o actitud es la adecuada.

El entrevistador por su parte, también tendrá lo suyo, aunque apelando a la teoría, ha de ser objetivo, neutral y no tener prejuicios bajo ninguna condición. Bueno, eso es la teoría claro…

Mi consejo es: SE NATURAL y prepara la entrevista. Has de ser tú mismo/a e ir con las ideas claras, es decir: si sabes lo que vales y lo que puedes aportar sólo has de comunicarlo. Lo que  no has de hacer es improvisar y allí mismo pensar y descubrir cuáles son tus puntos fuertes y cuál es tu objetivo profesional. No no no! Todo eso lo has de tener ya machacado y tú como persona y profesional has de reflexionar mucho sobre eso.

¿Qué te van a preguntar? Pues normalmente comenzarán con los motivos por los que elegiste tus estudios, después sobre tu experiencia laboral (funciones, principales logros, dificultades…) y a continuación, explorarán tus competencias y características de personalidad: si te gusta trabajar solo o en equipo, cómo afrontas la presión, cómo resuelves ciertas situaciones. Si se trata de un puesto con responsabilidad sobre un equipo de personas, explorarán tu estilo de liderazgo, tu capacidad de comunicación, tu capacidad para motivarte y a los demás y muy probablemente, te pregunten por tus objetivos a medio y corto plazo, tu interés por promocionar o no y tu interés específico por la empresa.  Además, si para el puesto se necesitan conocimientos específicos como idiomas, programas informáticos…etc te preguntarán sobre ello.

Estos son algunos puntos que has de preparar antes de acudir a la entrevista. Te propongo un ejercicio: ponte en la piel del entrevistador y pregúntate qué te gustaría saber y conocer de la persona que va ocupar ese puesto, después responde como candidato.

Otro detalle, no menos importante. Busca información sobre la empresa, consulta su web, infórmate sobre lo que hacen y muestra un interés específico en ello. Es decir, transmite la idea de que no solo te interesa el puesto, sino SU EMPRESA. Igual que tú vas a conseguir que te quieran a TI y no a alguien como tú… que ellos sepan que tu quieres trabajar en ESA empresa en concreto y no en cualquier otra que te ofrezca un puesto que se ajuste a tus necesidades, y, claro, ten un argumento de porqué, y si no lo encuentras… plantéate qué haces allí.

Candidatura espontánea en la búsqueda de empleo

O de cómo conseguir una entrevista de trabajo sin que sea en respuesta a una oferta de empleo concreta. De eso quiero hablar en esta ocasión.

Podemos definir la candidatura espontánea como “la acción de contactar con una empresa con el fin de presentarse profesionalmente para un futuro puesto de trabajo por iniciativa propia”.

La candidatura espontánea o autocandidatura requiere una primera etapa de planificación en la que has de plantearte cuestiones como éstas: ¿A quién te diriges? ¿Qué aspectos de tu perfil profesional pueden resultarles más interesantes? ¿Cuál es la mejor forma de hacerles llegar esta información?

Has de realizar una búsqueda de recursos y una investigación para seleccionar aquellas empresas que te interesen y conocer qué buscan, qué necesitan, qué ofrecen y si tu formación y experiencia se ajustan. Como ves, se trata de apuntar a la diana y al centro, y no de lanzar muchos dardos a ciegas.

Ten presente que el objetivo de la candidatura espontánea es conseguir una entrevista de trabajo. Aquí entran en juego tus habilidades sociales y el uso de tu red de contactos.

Trata de averiguar el nombre de la persona con la que quieres hablar y que tiene poder  de decisión, por ejemplo el/la responsable de Personal ó Recursos Humanos, Gerencia o el que sería tu jefe/a.

La herramienta clave: el teléfono, pero ya no es la única. Ahora cuentas con la inestimable ayuda de las redes sociales on-line  como Linkedin, Xing e incluso Facebook.

Es interesante que utilices tu red de contactos para buscar a alguien que te presente y/o recomiende. En cualquier caso, puede ser útil presentarte ante la empresa no sólo como solicitante de empleo, sino como interesado en reunirte con ellos para conocer más sobre su empresa, perfiles demandados en su sector de actividad, formación requerida y futuras necesidades.

Te recomiendo que sigas estas pautas para que la llamada telefónica sea efectiva:

Prepárate lo que vas a decir antes de llamar. Averigua el nombre de la persona con la que vas a hablar y preséntate. Sé breve y expón el motivo de tu llamada. Habla más alto y más despacio de lo habitual, vocaliza. Prepara  respuestas a contestaciones como “no necesitamos personal” o “diríjase a otro departamento”. Ofrece sólo la información necesaria para despertar su interés. Evita contar situaciones personales, en su lugar define muy brevemente tu perfil profesional. Ten a mano una agenda para concertar la cita y en caso de que no te indique un día y una hora concretos propón tú dos posibles fechas para que elija. Agradece la atención prestada y despídete de forma sencilla y cortés.

En sectores como la hostelería, la construcción y en el pequeño comercio es fácil que nos reciban en persona si acudimos CV en mano y que contactemos con la persona adecuada, pero es posible que no nos presentemos en el mejor momento. Salvo en estos casos, lo habitual es realizar el proceso descrito anteriormente. Además de ahorrar tiempo y dinero en desplazamientos te asegurarás que la persona que te recibe te prestará la atención necesaria,  ya que se ha planificado su agenda para atenderte.

 

A %d blogueros les gusta esto: